sábado, 4 de febrero de 2012

Enough.

La casa acorazada estaba plagada de cosas rotas,
entre ellas, demasiadas botellas y colchones.
Demasiadas cabezas y corazones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada